Back to square one


 

Es una frase en inglés que significa, aproximadamente, volver al punto de partida.

Se podría aplicar en el famoso juego de la Oca, como vuelta al punto de partida, después de caer en la casilla de la muerte.

No obstante las nuevas tecnologías, con su avance, nos presentan unos paralelismos asombrosos. Y yo me quedo por el ue hay entre el sistema operativo Windows y el cerebro humano. Ambos poseen una parte consciente y otra subconsciente. La consciente la sientes, la ves, la percibes directamente a través de los sentidos. La subconsciente está residente en el cerebro y, con frecuencia, la desconocemos y no la podemos modificar fácilmente.

Una vez dicho esto, me centraré en el “back to square one” que estoy realizando en estos momentos en mi vida, y establezco su analogía con el “restaurar a una fecha anterior” que nos proporciona como opción nuestro ordenador, cuando algo va mal y no se puede eliminar de otro modo.

Estaba en un atolladero sin salida. Agoté todas las opciones que supe poner en funcionamiento; y las cosas cada vez marchaban peor. Desde intentar olvidar secuencias, hasta revivir circunstancias con otro talante. Pero los efuerzos eran inútiles. Y opté por esa operación que produce escalofríos, pero que, como dice una ventanita sabia, una vez iniciada, no tiene vuelta atras.

Back to square one.

No hace falta borrar datos, porque todo lo producido desde esa fecha se borra automáticamente (aunque queda en la memoria interna del sistema (subconsciente) en modo residente. Si tuve la precaución de hacer una copia en un “pen drive” de los archivos que no quería destruir, de modo que los pudiera de nuevo incorporar a esa parte consciente.

Y le dí al botoncito de “ejecutar” y al de “confirmar”.

Como por arte de magia, automáticamente, se cargaron una gran cantidad de “actualizaciones” en mi cerebro. La carga de dichas actualizaciones fué  tediosa por lo larga en el tiempo, a la vez que necesaria.

Ahora muchos programas me piden solicitud para actualizarlos. y selecciono escrupulosamente cuales sí y cuales no. Hay programas intrusos también, por lo que aplico una regla: Todos los que sean positivos para el buen funcionamiento del sistema y no sean incompatibles con otros o con los drivers (rutinas que activan los sentidos y otros mecanismos internos) son bienvenidos

. Ahora, con un ordenador como nuevo, pero con una experiencia acumulada en el subconsciente, puedo continuar con optimismo, y tratando de no incurrir de nuevo en los errores, vicios y comodidades  que me llevaron al “back to square one”.

Ah!!; espero que pronto se me quite el complejo de PC, porque las personas, además tienes alma. Eso aún nos diferencia de las máquinas, que, en todo caso, tan útiles nos pueden resultar.

 

 

 

Un pensamiento en “Back to square one”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s