Señora


EL SINO DEL POETA, SEÑORA

El sino del poeta, señora,
es la soledad.
No es ser amante, compañero, cómplice ni amigo,
Ni tan siquiera conocido.

El sino del poeta, señora,
es elevarla al infinito,
hasta rozar lo divino,
desde lo mas íntimo
de la soledad.

El sino del poeta, señora,
es alimentar sentimientos,
abastecer momentos secretos,
alumbrar caminos inciertos,
desde la soledad.

Disculpe usted , señora,
si un dia quise ser terreno,
y me olvidé del verso;
me puse un traje nuevo
y quise compartir su tiempo,
le mostre mis vilezas terrenas,
y dejé de ser poeta.

El sino del poeta, señora,
es amarla con el alma,
como ama a los animaes o las plantas,
como ama las corrientes de agua
que bajan por la montaña;
es amarla en la distancia,
sin perturbarla.

El sino del poeta, señora,
no es el color de su piel
ni el brillo de sus ojos
ni donde se sienta cuando mira el horizonte.
No es lo que siente, sino como usted lo lee;
no es porque lo escribe, sino porque se recibe.

El sino del poeta, señora,
es elevarla a lo divino,
y amarla en silencio.
desde su soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s